Make your own free website on Tripod.com

Iglesia de Cristo, Garcia N.L.

El pecado de Maria

Home
Nuestro proposito
Contáctenos
Calendario de eventos
Noticias
XII Reunión de Predicadores Jovenes
Links
Historia y forma de adoración de la Iglesia
Estudios biblicos
Cronicas de la congregación
English

Números 12:1-15

Por Rafael Lara

   

En esta ocasión encontramos la murmuración hecha por parte de Maria y Aarón a su hermano Moisés, vemos como todo este intento de insurrección comienza bajo el pretexto de que Moisés se había casado con una descendiente de Cus, algunas versiones lo refieren como una mujer egipcia o etiope. Es penoso pero Dios tiene que intervenir y nos enseña la manera de arreglar nuestros problemas. Estos hombres actuaron de una mala manera en contra de Moisés y Dios dice:

 

 6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.

    7 No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa.

    8 Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?

 

Dios se encarga de poner a este par de personas en su lugar, ellos no tenían porque hablar en contra de Moisés y les aclara que sus argumentos eran totalmente inválidos y fuera de lugar puesto que dice “…mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa”. A su vez nosotros debemos de controlar lo que permitimos que entre a nuestro corazón, nuestras palabras y aun nuestras acciones, por gente que descuida sus actitudes países han comenzado guerras, familias se han desintegrado, amistades se han roto. Debemos entender que aun y cuando el problema allá sido causado por otra persona y está allá dicho cosas horribles con respecto a nuestra persona o allá actuado negligentemente física y emocionalmente con respecto a nosotros Dios intercederá por sus hijos ya que de Él es la venganza y como alguna vez dijo cierto hombre “ningún hombre matara mi alma haciéndome odiarlo” y esta forma de pensar no solamente debe ser tomada en lo que respecta a nuestros hermanos en Cristo o a nuestros amigos y familiares esta debes ser la practica cotidiana con todas las personas que nos rodean, con nuestros prójimos. Ahora, decíamos si este es el resultado de la murmuración entre hermanos ¿Cómo afecta eso en la Iglesia? Durante todo el tiempo este ha sido un grande cáncer de la Iglesia, hemos visto hermanos enemistados unos con otros, lo que nos ha llevado a veces hasta las penosas divisiones.

 

Igual que María, Aarón y Moisés, nosotros también somos hermanos, véase Hechos 21:17  Dice la Biblia que cuando llegaron Pablo y sus acompañantes a Jerusalén los hermanos los recibieron con gran gozo, la versión NVI dice “los creyentes” es decir que los cristianos del primer siglo se trataban como hermanos. El escritor a los Hebreos nos lo explica mas claramente (Hebreos 2:11) Cristo mismo nos reconoce como hermanos y no se avergüenza de ello. Lo triste de todo esto es que a diferencia de los cristianos de primer siglo, muchos ahora no nos reciben con gran gozo, a diferencia de Cristo muchos nos avergonzamos de nuestros hermanos. Y peor aún muchos reñimos, contendemos con quienes son parte de nuestra familia espiritual, muchos lanzan falsas acusaciones, otros les ponen tropiezo y otros simplemente no pueden ver a quienes son parte de la misma familia. La Biblia dice que nosotros no solo somos hermanos, ¡Aun debemos ser amigos! Hechos 27:3. Entonces podemos ver no solo la hermandad que hay en nosotros, aun también la amistad.

 

Dios quiere que amemos a muestro prójimo (Marcos 12:31) ¿que nos enseña esta escritura? ¿Que amemos a los hermanos de la Iglesia? ¡No! Dice que amenos nuestro prójimo, ¿Y quien es nuestro prójimo? Yo creo que todos recordamos a aquel samaritano y su acto de amor (Lucas 10:30-35) Y es increíble pero esta escritura ni siquiera dice que amemos a nuestros hermanos, dice que debemos de amar a nuestro hermanos, nos enseña que a nuestro prójimo, a aquella persona que ni siquiera conocemos, aquella persona que puede estar en cualquier lugar del mundo y puede ser de cualquier raza, sexo o color, a lo que es mas la Biblia dice que en este acto la ley se resume (Gálatas 5:14 – 5)¡En amar al prójimo! Imagínese ahora lo que piensa Dios de aquellos que no pueden amar a sus hermanos, aquellos que les demuestran todo su odio física y emocionalmente ¿Cree que Dios este contento con usted cuando con sus actitudes ha corrido a tanta gente de la iglesia? Dios no ha de estar contento, cuando usted murmura sobre el predicador, cuando usted esta molesto con algún hermano de la iglesia y no arregla su problema, cuando usted injustamente señala, critica y mata espiritualmente alguno de sus hermanos, Dios esta muy enojado con usted por haber violado uno de sus mandamientos. Ahora si Dios quiere que amemos a nuestro prójimo ¿que cree que deba de hacer con aquella persona que es su hermano? Adivinó Dios quiere que también les amemos (I Juan 2:9-11) El apóstol Juan no hubiera podido ser mas explicito, ahora la pregunta es ¿Y usted en que condición esta? Luz o tinieblas.

 

Ahora muchas veces tal vez no puédanos ser los mejores amigos, pero si muchas veces ni siquiera lo intentamos otras tantas veces ni siquiera queremos saludar a nuestros hermanos, la Pablo enseño a los corintios y a los romanos a hacerlo. Muchas veces salimos huyendo del local para no saludar a nadie, se acaba el culto y estamos tomando el camión o ya tenemos el carro encendido. Y otras veces nuestros problemas evitan que saludemos a nuestros demás hermanos, saludamos a todos y hasta les damos una sonrisa y los hermanos que nos caen “gordos” como coloquialmente diríamos lo brincamos. Tal vez nuestras costumbres occidentales nos limitarían solamente a estrechar nuestras manos, seria algo raro ver a uno hombre con otro hombre dándose un beso en la mejilla y abrazándose como lo hacen los europeos. Pero al menos un buen estrecho de manos, es algo que debemos hacer con todos nuestros hermanos.

 

También la palabra de Dios nos enseña que debemos de arreglar nuestros problemas con nuestros hermanos Mateo 5:22- 23 De que sirven nuestras ofrendas si estamos molestos con nuestros hermanos, de nada. Dios no escucha nuestras oraciones, ni alabanzas si no estamos reconciliados. Usted debe entender que si ofende a un hermano, ha ofendido a Cristo y a la Iglesia, así que midas su palabras y acciones antes de herir a su hermano, si usted no sé siente capaz de mirar aquí a su hermano, sepa de una buena vez que en el cielo no va haber separaciones, no va estar usted en un rincón y el hermano en otro. Si usted odia a su hermano y su hermano lo odia a usted su pero castigo no será ir al infierno, será estar en el infierno y juntos. Cuando usted tiene problemas con un hermano muestra que no quiere tener comunión con su hermano pero tampoco con la Iglesia y usted podría perder la comunión del resto de la hermandad Mateo 18:15-17. Así que piénselo dos veces antes de actuar negligentemente este asunto es algo muy serio.

 

Debemos entender que todos somos hermanos y si Dios el día de hoy castigara como castigo a la hermana de Moisés ¿Cuántos leprosos habría entre nosotros? Piénselo ¿Es usted un leproso espiritual?

 

Iglesia de Cristo * Zuazua 104 * Garcia N.L. * Méx *