Make your own free website on Tripod.com

Iglesia de Cristo, Garcia N.L.

MALAS INFLUENCIAS (AMISTADES MUNDANAS, TELEVISION, INTERNET, ETC.)
Home
Nuestro proposito
Contáctenos
Calendario de eventos
Noticias
XII Reunión de Predicadores Jovenes
Links
Historia y forma de adoración de la Iglesia
Estudios biblicos
Cronicas de la congregación
English

 Por Juan Rodriguez Jr.

 

El cristiano, y especialmente el joven, esta siendo atacado constantemente por Satanás, a través de las tentaciones. Estas son muchas y muy variadas y que las catalogamos como “malas influencias”. Esto quiere decir que son cosas que influyen en el joven para hacerlo caer. En esta ocasión queremos hablar de algunas de estas “malas influencias”: Amistades mundanas, la Televisión y el Internet. No son las únicas “malas influencias” que atacan a la juventud de hoy en día, pero apegándonos a las instrucciones que nos dieron y  por  lo corto del tiempo queremos hablar solamente de esas tres. 

 

AMISTADES MUNDANAS.

 

Cuando hablamos de amistades mundanas, nos referimos a todas aquellas amistades que podemos llegar a tener y que no son cristianos, que no compartimos la misma fe, que somos diferentes en nuestra manera de creer y de actuar. Y con los cuales no podemos tener ninguna clase de amistad, 2 Corintios 6:14-18… Muchas veces hemos creído que esta escritura se refiere solamente al matrimonio. Que es malo que nos unamos en yugo desigual con los incrédulos, que no se deben casar los cristianos con los paganos, etc., etc. Y estamos de acuerdo con esa interpretación, pero aunque se refiere al matrimonio por supuesto, también incluye cualquier amistad, compañerismo o relación intima que nosotros podamos tener con alguna persona. Estos versículos nos llaman a una separación, dice “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor”. Nos dice que no podemos tener comunión, amistad, compañerismo con ellos, así como la luz no tiene comunión con las tinieblas, o la justicia con la injusticia, o Cristo con los ídolos, o el creyente con el incrédulo.

 

Ahora, ¿A que nos referimos cuando decimos amistad, o ser amigo? ¿Que es tener un amigo o ser un amigo? Un amigo es alguien en quien confías, a quien le abres el corazón y le pides consejos. Es alguien con quien convives y hacen cosas juntos. Salomón dice “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo”. Esto quiere decir que si tienes amigos vas a hacer las cosas que hacen ellos, vas a andar con ellos, vas a hablar como ellos, vas a actuar como ellos, etc., etc. Esto es ser amigo y tener amigos.

 

Y es aquí donde debemos saber como escoger a los amigos. Y nosotros como cristianos no podemos tener amigos del mundo. Una cosa es tener compañeros de trabajo, de escuela, vecinos, aun familiares; y otra cosa muy diferente es tener amigos. ¿Por que no es bueno tener amigos de el mundo, o como lo sugiere el titulo “amistades mundanas”? Simplemente porque Dios lo prohíbe. ¿Por qué lo prohíbe? Por la mala influencia que estos amigos tendrían en nosotros, y porque nos harían pecar contra nuestro Dios. 1 Corintios 15:33 “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres”. Aquí en este versículo la palabra “conversaciones” se refiere a “forma de vida”, “conducta”. Entonces nos dice claramente que la mala conducta o forma de vida de estas personas, van a corromper las buenas costumbres que hemos adquirido como cristianos. Nosotros tenemos un dicho muy popular que ilustra esta gran verdad: “El que con lobos anda a aullar se enseña”.

 

Alguien dice, entonces, ¿No le vamos a hablar a nadie? ¿Entonces como los vamos a convertir? Pero, una cosa es hablarles de Cristo e invitarlos a las reuniones de la iglesia, y otra muy diferente es hacer amistad, intimar con ellos, tener una relación de noviazgo, convivir con ellos, etc., etc. Claro que podemos hablarles de Cristo e invitarlos a los cultos de adoración, pero sin tener una relación de amistad.

 

1)      No debemos tener amistad con los pecadores. Oigan la advertencia de Dios, en Proverbios 1:10-19… Aquí dice que no hay que andar con los malos, los pecadores. Aquí podemos pensar en los viciosos que nos invitan a tomar, a drogarnos, a robar, a adulterar, en otras palabras nos incitan a hacer lo malo.

2)      Pero también tener cuidado con las personas moralmente buenas pero que no son cristianos. Porque, ¿Qué consejos nos podrían dar ellos a nosotros como cristianos, cuando ellos tiene otra fe, otras costumbres? Nos estamos refiriendo a consejos en lo espiritual. Ejemplo, si yo le comento a mi “amigo” del trabajo que me siento cansado y que el domingo tengo que ir a la reunión de la iglesia. Imagínense que me va a decir este “amigo”. “Nombre, para que te preocupas, pues no vayas, no te va a pasar nada si faltas una vez”. Ese va a ser el consejo de ese “amigo” porque el no tiene conocimiento ni temor de Dios. O si le comento que me gusta una muchacha del trabajo y que me gustaría hacerla mi novia, que me de un consejo. ¿Que me va a decir? “No, pues si, esta guapa, pues háblale, invítala a salir, etc.” Porque me dice esto, porque el no tiene conocimiento ni temor de Dios.

3)      Tener cuidado de la mujer adultera, la mujer extraña. Proverbios 2:16-19; 7:5-27… Este es un peligro para el joven cristiano. Salomón lo menciona una y otra vez en sus proverbios. El sabía que el  joven iba a ser atacado por Satanás de esta manera. Este es un peligro para nuestras hermanas jóvenes pero creo que es un peligro más grande para el hermano joven. Tener cuidado de no hacer amistad con estas personas, y no nada mas con las prostitutas, sino con cualquier mujer, aun con las hermanas. Es importante tener cuidado en nuestro trato con las mujeres. No visitar hermanas cuando no esta el hermano o el esposo. No ser llevados con ellas, no intimar con ellas. Tratarlas siempre con respeto y darles su lugar como mujeres casadas.

 

LA TELEVISION

 

La televisión es uno de los medios de comunicación, que junto con el Internet, esta avanzando grandemente en cuanto a penetración y a tecnología. Desgraciadamente la televisión se ha convertido en una mala influencia, en una influencia altamente negativa y perjudicial para los adultos, los jóvenes y para los niños.

Y cuando hablamos de la televisión, no nos referimos al aparato como tal, sino a los programas que se trasmiten en el mismo. Es increíble el poder tremendo que ejerce la televisión en la vida de las personas. La televisión ha sido diseñada para controlar las mentes de las personas y moldearles su carácter, sin que ellas siquiera se den cuenta.

La televisión afecta y toma control del carácter de las personas. La televisión toma control de las decisiones y las reacciones de las personas. Es tan sutil, es tan inocente la apariencia de este aparato, que no nos damos cuenta del daño que nos esta causando. Ha llegado a ser el amor de muchos, el compañero de muchos, la pasión de muchos, el descanso de muchos. Es la forma de relajarse de los predicadores, es la forma de pasar momentos de remanso que debían de ser espirituales.

La televisión  es el enemigo numero uno en los hogares. Creemos que la tenemos bajo control y la televisión nos controla a nosotros de una forma escandalosa. La televisión  ya no se puede controlar, ya no es posible. Los creyentes que mas alto han llegado en las cosas de Dios, no tienen televisión. Pero los que han caído en la pereza y desaliento espiritual son curiosamente los que tienen televisión.

 

La televisión ha penetrado a los hogares de una forma alarmante. Ahora es común tener en la casa no solo una televisión sino varias. Ahora se le diseña a la casa un lugar especial para la televisión, tiene su propio cuarto, el cuarto de la televisión. Además es imprescindible la televisión en la sala, en la recamara de los muchachos, en la cocina, en la oficina, etc. Ese es el poder tremendo que tiene la televisión en nuestras vidas.

 

Veamos ahora las malas influencias o efectos negativos que produce la televisión en nuestras vidas:

 

1)      Pérdida de tiempo. Una de las más grandes bendiciones que tenemos de parte de Dios es el tiempo. Dios quiere que lo aprovechemos bien, que lo redimamos, es decir que lo usemos sabiamente para su honra y gloria. Dice en Efesios 5:15, 16… Y en Colosenses 4:5 dice “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo”. Y la televisión se encarga de robarnos el tiempo, la televisión hace que perdamos el tiempo. Perdemos el tiempo que le debemos dar a nuestra esposa, perdemos el tiempo que debemos darle a nuestros hijos, perdemos el tiempo que le debemos dar a Dios y a Su obra: perdemos el tiempo que debemos usar para escribir un mensaje o salir a visitar, o asistir a los cultos, etc. La televisión es una ladrona del tiempo. Cuando la persona llega  a la casa después del trabajo, lo primero que hace antes de ver si esta su esposa, ver si están sus hijos, ver si no lo han robado, es buscar el control de la televisión, y automáticamente prender la televisión. Y dependiendo del programa que este en ese momento entonces va a decidir que hacer el resto del día. Cuando tenemos un momento de descanso, lo primero que hacemos es prender la televisión y quedarnos por horas y horas ante el televisor. En lugar de estudiar la Biblia y orar a nuestro Padre celestial, o aun hacer algo de provecho en lo material, productivo en el hogar, nos quedamos embelesados frente a la televisión. Los cultos de adoración y los sermones nos parecen largísimos, pero nos pasamos muchas horas frente al televisor.

2)      Destruye la unidad familiar.  La televisión ha causado graves daños en la vida y en la unidad familiar. Armando García, un escritor hondureño, ilustra en su típico estilo la realidad de miles de familias en uno de los momentos, que en otro tiempo era un tiempo de intercambio familiar: “…. De la plática de sobre mesa ni hablemos. Cada quien se va llenando el buche haciendo a un lado la parla, la novedad familiar, la nueva actividad del trabajo o el estudio porque están prendidos, con todo y bocado y quijada y ojos, a la caja idiotizante, el televisor”. La televisión daña profundamente la comunicación eficaz entre los miembros de la familia.

Este fenómeno es sentido en todo lugar en donde la televisión ha penetrado.

Escuchen lo que apareció en un articulo en la revista Despertad, el 8 de marzo de 1998, el Concejal de la Tribu Apache en la reserva de San Carlos en Arizona, EE. UU. Dice que “la televisión ha ejercido una gran influencia negativa, especialmente en los jóvenes… Según el orden de prioridades e influencia de los años cincuenta, en primer lugar estaba la religión; en segundo, la familia; en tercero, la educación; en cuarto, la presión de los coetáneos (personas y algunas cosas que coinciden o viven en una misma edad o tiempo) y por ultimo estaba la televisión. Hoy en día, el orden esta invertido. Pues la televisión constituye la influencia predominante… lamentablemente la familia esta relegada al cuarto lugar”.

Esta es una realidad triste en el mundo de nuestros días, pero por desgracia esto es cierto también entre las familias cristianas, ya que nos hemos dejado influenciar por el poder negativo de la televisión. La televisión ha venido a destruir los momentos valiosos de intercambio familiar, como sentarnos juntos alrededor de la mesa para tomar los alimentos, las sesiones donde se desarrollan temas familiares, y en especial los espirituales, etc. Hermanos no debemos permitir que la televisión destruya la unidad familiar en nuestro hogar. Nosotros como padres no debemos permitir esto. Tomemos cartas en el asunto y actuemos sabiamente, ya que “la sabiduría es provechosa para dirigir” (Eclesiastés 10:10), y a nosotras no ha tocado dirigir nuestros hogares. La televisión destruye la unidad familiar.

 

3)      Promueve la violencia y la rebeldía.

¿Por qué hay tanta violencia en las calles? ¿Quien les enseño a los hombres a agredir, a faltar el respeto al ser humano?  ¿Dónde esta el maestro que enseña a los hombres, a las mujeres, a los niños a hacer lo malo, a rebelarse? ¿Quien les enseño a ser tan arrogantes? Lo tienen en su casa, y este maestro es la televisión. Programas violentos, aun las caricaturas son violentas, donde siempre gana el héroe, donde hay muerte, violencia, sangre, todos le disparan y nadie lo mata; y el puede matar a 100, y les corta la cabeza, los parte en pedazos, y es el héroe. El héroe es el que es mas violento, el más cruel, el más sanguinario, es el mejor, es el héroe. Es el modelo que los niños tienen en sus mentes. Y luego les hablamos de Pablo, Pedro, hombres de Dios, piadosos, humildes, hombres que pedían perdón y se burlan de ellos, porque tienen en sus mentes otros héroes. La sociedad no haya que hacer con tanta violencia, pero la televisión tiene la culpa. No creemos que la sociedad vaya a eliminar la televisión, pero si los cristianos, nosotros si podemos quitarla de nuestras vidas.

Un estudio hecho por académicos de las universidades de California, Carolina del Norte, Texas y Wisconsin y que fue presentado en Washington el 19 de Abril del año de 1998 revela que “al menos dos de cada tres programas de televisión en Estados Unidos de máxima audiencia contienen violencia, un problema que va en aumento y que genera consecuencias nefastas para los televidentes” La misma investigación advierte que “los niños, por su parte, son expuestos a continuos actos de violencia en sus dibujos animados favoritos, lo que representa un problema para los menores de siete años que no pueden normalmente comprender la diferencia entre la fantasía y la realidad” Les parece que soy demasiado alarmista o exagerado? Pues nada mas examinen y vean por ustedes mismos como en las novelas, series, películas y las inocentes caricaturas, hay violencia en cada uno de ellos, estos programas están saturados de violencia – violencia sexual, violencia conyugal, violencia domestica, violencia infantil, violencia animal, etc., etc.

 

4)      Promueve los vicios. La borrachera, las drogas, etc. En todos los horarios, meten anuncios de vinos, de cigarros, en las películas se ve como colocarse el polvo blanco en las narices, como combinar vinos con diferentes refrescos para que den un mejor sabor. Se muestra a hombres y mujeres muy guapos y divirtiéndose a lo grande, bailando y tomando en las playas de Cancún, Hawai, Las Vegas, lugares muy hermosos. Pero nunca ponen a los enfermos muriéndose en el hospital o en su casa, con cirrosis hepática por el alcohol, no ponen a las personas vomitando el hígado por la tomada, o el cáncer por el cigarro. Lo único que hacen es ponerle con letras muy pequeñitas que el uso de este producto produce cáncer, y eso por orden del gobierno. Aunque saben que la gente esta tan enviciada que de todas maneras van a seguir consumiendo esos productos. La Biblia condena todos estos vicios, Gálatas 5:19-21; y Romanos13:13 dice “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia”.

 

5)      Promueve el adulterio y la fornicación. Vivimos una moral muy baja, la sociedad esta perdiendo los valores morales, y la televisión se encarga de hacer este trabajo. La televisión esta en la recamara, en el escritorio, en la cocina, diciéndonos de los adulterios y las fornicaciones. Vemos parejas adulterando, parejas besándose, homosexuales besándose, en las telenovelas, en las películas. En los programas de Cristina, Laura en América, programas donde pasan homosexuales diciendo “mi mama me odia porque soy homosexual”. Y todos le dicen que esta bien, que tiene derecho a ser lo que le quiera, y que su mamá esta mal, que es una vieja  anticuada, y todos le aplauden, y esa madre sale ridiculizada, arruinada. Dice en Hebreos 13:4 “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adulteros los juzgara Dios” Ustedes no aceptarían que alguien viniera a su casa y le dijera, mire señor, nosotros no estamos casados, yo tengo mi esposa y ella tiene su esposo, pero nos queremos y le pedimos permiso para tener sexo en su recamara. No usted no aceptaría tal propuesta. Pero lo permite en su recamara en la televisión. Como si lo hicieran en nuestro propio lecho. Y luego dice los hermanitos: “Mira nada más lo que se ve, mira hasta donde hemos llegado”. Pero no hacemos nada por quitarla, la seguimos viendo. Hacemos lo que hacia Eli, al decirles a sus hijos: “No es bueno lo que están haciendo”, pero no hacia nada por estorbarlos.

 

6)      Produce lenguaje obsceno y de doble sentido. Todo esto lo vemos en la televisión.  Programas como Otro Rollo, o al derecho y al revés, la Hora Pico, Los Comediantes, etc., están llenos de palabrotas obscenas y de doble sentido. La televisión le esta enseñando a nuestro hijos la manera de hablar. Palabras que en otro tiempo ningún joven las decía por ser malas palabras, ahora las dicen sin ningún recato. Aun hermanos que predican las están usando. Ellos no son capaces de decir: con permiso cuando van a pasar, o perdón cuando atropellaron a alguien, no pueden decir buenos días hermano, buenos días Señor, porque el maestro no es el padre, ni la Biblia, ni el predicador. Sino que el maestro que tienen nuestros hijos es la televisión. La televisión que la tenemos en un mueble que nos costo mucho dinero y que no fuimos capaces de ofrendarlo. Dice en Judas 10 “Pero estos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales” Ese es el tipo de personas que tenemos en la televisión, eso es lo que vemos en la televisión. Mi hermano, mi hermana, ¿No se enciende su celo al ver todo esas cosas en la televisión? ¿Donde esta el celo de Dios en las iglesias hoy en día?

 

Hay muchas cosas mas que podríamos decir en contra de la televisión, pero creo que con esto es suficiente para darnos cuenta de la mala influencia que produce la televisión en nuestras vidas.

Si decidimos quitar la televisión de nuestras vidas, vamos a ver cambios favorables en la familia, nuestros hijos se van volver mas mansos, las esposas menos rebeldes, nosotros vamos a ser menos agresivos y tendremos mas tiempo para la familia. Más tiempo para la esposa, para los hijos, para ocuparnos de nuestra salvación, para leer la Biblia, para visitar, etc.

 

INTERNET

           

            El Internet, como la televisión se ha convertido en un medio muy efectivo de comunicación, pero que también como la televisión tiene una influencia negativa, si no lo usamos correctamente. El Internet es un enemigo más sutil, más poderoso que la televisión. Se le ha llamado el hermano del infierno de la televisión. Son varias las malas influencias que podemos mencionar del Internet, pero solamente queremos mencionar una o dos:

 

            Como la televisión, el Internet se encarga de robarnos el tiempo. Con eso del chat, del Messenger, es un problema mayúsculo. Ya que nos roba del tiempo que le debemos a las cosas de Dios, a la familia y el trabajo secular.

 

            Hay familias que se ha desintegrado por el Internet. Parejas que prefieren chatear con extraños o aun con personas conocidas, o aun hermanos de la iglesia, que con su esposo o esposa. Esto mis hermanos no debería ser. Una hermana en Estados Unidos le dijo a su esposo: “Quisiera ser un a tecla, para que me toques, porque ya no me haces caso. Nada mas estas con la computadora”. Otra hermana en Ecuador me dijo: “Mi esposo ya no me hace caso, nada mas esta metido en su computadora, platicando con cuanta gente tiene en su lista y conmigo no platica nada”. Y así podríamos hablar de mucha gente que esta en una situación similar. Nuestros jóvenes se pasan horas y horas chateando, descuidando de esta manera sus ocupaciones espirituales y materiales. Aun predicadores que pierden el tiempo preciosísimo que Dios nos da, para usarlo en su Obra. Le comentaba a Elías que porque no se metía al Messenger y hacia su correo para que platicara con los hermanos y me dijo: “Mira, la verdad es que no quiero, porque voy a perder el tiempo”. Y hermanos en muchos casos esto es muy cierto.

 

El chatear por el Internet con personas desconocidas, o meterse a sitios para adultos, es una tentación muy grande. Muchos pecados se han cometido a causa de esta tentación de Satanás. Hay infinidad de casos en las que las parejas se han desintegrado solamente por hacer esto. David fue tentado y cayó en el pecado del adulterio. Si David cayó siendo un hombre conforme al corazón de Dios, que nos puede asegurar a nosotros que no vamos a caer. Hombres de Dios han caído ante esta tentación del maligno. Debemos seguir el ejemplo de José, que corrió cuando vino la tentación. No quedarnos allí contemplando ni acariciando la tentación, sino correr, huir de la tentación, como lo hizo José. Pablo le dice a Timoteo huye de las pasiones juveniles.

 

Así que mis hermanos jóvenes, tengan mucho cuidado con el Internet, manejen bien el tiempo y eviten platicar con extraños y meterse en sitios de adultos o donde haya pornografía. Esto es pecado delante de Dios.

 

Satanás está cada día descubriendo nuevas técnicas para hacer caer al cristiano y especialmente a ustedes como jóvenes. Recuerden las palabras de Pablo a su hijo en la fe Timoteo: “Ninguno tenga en poco tu juventud, pero se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvaras a ti mismo y a los que te oyeren”.

 

 

Tema presentado en la Reunión de Predicadores Jóvenes en García, Nuevo León. Diciembre del 2005.

Iglesia de Cristo * Zuazua 104 * Garcia N.L. * Méx *